¿Cómo se escriben los asuntos de los correos electrónicos?

Published by Melany on

How to write killer email subject lines?
8 minutes
5/5 - (211 votos)
La entregabilidad, una expresión de email-marketing, representa la mitad del trabajo necesario para conseguir una tasa de apertura superior al 90%. El resto se reduce a la elección de las líneas de asunto del correo electrónico 😉

Este artículo le ayudará a :

  • Cree un correo electrónico eficaz que convierta con un buen asunto.
  • Genere más clics en su correo electrónico para aumentar la tasa de apertura.
  • Escriba líneas de asunto y titulares de correo electrónico pegadizos.
  • Crear una gran campaña de email marketing.
  • Consiga más suscriptores para su producto.
Sin la receta adecuada, sus correos electrónicos

, por muy bien que se entreguen, probablemente caerán en el olvido por falta de interés suficiente por parte de su audiencia…

En este artículo, vamos a compartir nuestros secretos para encontrar las mejores líneas de asunto posibles para tus campañas. 😎
Este artículo ha sido escrito en colaboración con Scalezia. Scalezia ayuda a las startups, scales-up pero también a las PYMES en la implementación de los últimos métodos de crecimiento para crear un crecimiento sostenible e internalizar estas habilidades, con el fin de hacer que la empresa sea autónoma a largo plazo.

También ofrecen una amplia gama de contenidos gratuitos, que cubren todos los temas importantes de la adquisición, pero también la creación de contenidos, la investigación del ajuste del mercado de productos y muchos otros temas que son esenciales para hacer crecer un negocio. Para acceder a los cursos, haga clic aquí

(no se arrepentirá).

1. Naturaleza y función de las líneas de asunto del correo electrónico

Antes de comenzar el trabajo de redacción, es necesario comprender el papel que desempeña la línea de asunto. Y no sería poco reconocer que los malentendidos sobre la línea de asunto del correo electrónico son legión.
No, su función no es generar una conversión.
No, no es crear un deseo de compra.
No, no es en absoluto, tampoco, dar visibilidad a su marca o a su sitio web.
De hecho, no hay objeto menos eficaz que los que utilizan una estructura y un tono decididamente de marketing.
Hagamos una pequeña lluvia de ideas:
  1. Para empezar, piense en los últimos diez correos electrónicos que ha abierto: ¿cuál es la proporción entre los correos electrónicos enviados por personas físicas (colegas, familiares, socios) y por personas jurídicas (empresas a través de boletines de noticias y otros correos electrónicos transaccionales)?
  2. ¿Cómo eran los asuntos de los correos electrónicos que recibió de personas físicas?
Es muy probable que esta proporción sea muy favorable a los segundos, y que las líneas de asunto de estos correos electrónicos combinen concisión, abstracción e informalidad. Volveremos sobre estos puntos más adelante.
Usted abrió estos correos electrónicos por dos razones. En primer lugar, se los enviaron personas, no empresas. En una época de sobreexposición constante al marketing y a la publicidad, has desarrollado filtros de protección que te ayudan a distinguir, o incluso ignorar, las solicitudes comerciales.
En segundo lugar, las líneas de asunto cortas y abstractas le han despertado la curiosidad suficiente para abrir el correo electrónico y leer el contenido. ¿Qué información importante podría esconderse detrás de este lacónico “Seguimiento”?

Esto nos lleva a la propia función (y sobre todo: la única función) de la línea de asunto: crear curiosidad para generar una apertura.

2. Psicología y cognición de las líneas de asunto del correo electrónico

Con el tiempo, nuestro cerebro ha creado filtros que le permiten analizar y filtrar rápidamente los correos electrónicos entrantes basándose en una cantidad mínima de información. Así, una simple lectura del asunto y del remitente es suficiente para determinar el grado de urgencia y la prioridad de su contenido

. 👽
. Como resultado, su línea de asunto es capaz de clasificar su correo electrónico en tres “carpetas” mentales: 1. 1. Correos electrónicos contaminantes, que no aportan nada y cuestan más de lo que aportan 2. Correos electrónicos no urgentes, que se consultarán más tarde “cuando tengamos tiempo” (es decir, nunca en el 90% de los casos). Correos urgentes, que hay que consultar enseguida para no perder una información importante.

Es fundamental caer en la tercera opción. Para ello, hay que empatizar con la forma de pensar de la otra persona sobre sus correos electrónicos. Todo profesional revisa su bandeja de entrada.

Por una sencilla razón: para obtener información que le ayude a realizar su tarea. Ya sea para trabajar de forma más eficiente coordinándose con sus compañeros, para identificar nuevas oportunidades que le permitan ganar valor dentro de su empresa o para conocer información importante que debe ser atendida con urgencia para evitar posibles problemas que podría haber prevenido (y así evitar que le den un golpe en el dedo). 👌

Así, para cada correo electrónico, un destinatario regirá su toma de decisiones con la siguiente pregunta “De los elementos disponibles, ¿es probable que este correo electrónico me ayude en mi trabajo? Puedo encontrar en él algo que me ayude a alcanzar mis objetivos, o es una información que me perjudicará si no la leo de inmediato? ».
Sí, y el correo electrónico será leído. No, y el correo electrónico será, en el mejor de los casos, ignorado, y en el peor, eliminado o marcado como spam.
La clave es elaborar una línea de asunto que sugiera urgencia u oportunidad. La clave aquí es la idea de sugerencia. Intentaremos a toda costa evitar objetos que provoquen

ansiedad.
y otras falsas promesas para establecer una relación sana y un alto nivel de confianza interpersonal. La idea es jugar con la abstracción del objeto para dejar que la imaginación del receptor haga el resto del trabajo.

Como puede ver, la producción

de un objeto
no es una cuestión de azar y es el resultado de una reflexión sobre las aspiraciones y el comportamiento de su público. Un juego inteligente y bien elaborado con sus miedos y aspiraciones es una forma especialmente eficaz de conseguir que abran y lean el correo electrónico con interés y atención. Sin embargo, tenga cuidado de no exagerar. Por ejemplo, evite líneas de asunto explícitas como “URGENTE”, que pueden causar una comprensible molestia a su audiencia.

3. Conceptos editoriales clave

El objetivo no es vender, convencer o persuadir. El contenido de su correo electrónico (una vez abierto), la calidad de sus materiales de apoyo y sus habilidades de marketing tendrán muchas más posibilidades de conseguirlo.
¿Por qué quiere hacer esto?
Para responder a esta pregunta, dediquemos unas líneas a hablar del copywriting, es decir, el arte de escribir para incitar a su lector a realizar una acción concreta, ya sea una venta, una inscripción, una donación o cualquier otra acción que conduzca a una relación más avanzada. Esta disciplina, tan rica como compleja, se rige por una multitud de mecanismos psicológicos y modelos de escritura, también llamados marcos.
De los marcos más utilizados (y más eficaces), el más notorio es AIDA, que consiste en una alineación secuencial de elementos que buscan :
  • A : Captar la atención del lector para que interrumpa su actividad actual con el fin de consumir el resto del contenido – buscaremos responder a la pregunta“qué hay para mí”.
  • I : Crear Interés aportando un tema concreto, que intentaremos hacer lo más palpable posible para que el lector se sienta lo más concernido e implicado emocionalmente posible – intentaremos responder a las preguntas “¿qué es lo que está en juego? “y “¿me preocupa este problema? ».
  • D : Hacer que el lector quiera resolver el problema proponiendo una solución al problema descrito – pregunta: “¿Cómo puedo resolver este problema de forma segura/rentable/rápida/eficaz/saludable? ».
  • A : Por último, invite al lector a realizar una Acción concreta que le permita obtener dicha solución – pregunta: “¿qué debo hacer para obtener rápidamente la solución presentada? “Atención. Interés. Deseo. Acción. En ese orden. Una fórmula tan eficaz que se encuentra en la gran mayoría de los escritos persuasivos.
Así que ya lo sabes: la línea de asunto de un correo electrónico no tiene otra función que la de captar la atención del destinatario, para que interrumpa su sesión de Inbox Zero para leer el resto del mensaje.

4. Escriba líneas de asunto de correo electrónico que se abran

Pero entonces, ¿por qué prefieres líneas de asunto

cortas, abstractas y que no suenen a marketing?

Simplemente porque el canal no está adaptado a ello.
Un buzón

clásico se compone de 3 tipos principales de contenido:

  1. Correos electrónicos de marketing solicitados (boletines informativos, correos electrónicos transaccionales…): son correos electrónicos que el destinatario espera recibir y conoce al remitente.
  2. Correos electrónicos de marketing no solicitados, que generalmente tienen poco impacto, y a menudo terminan como spam, por la simple razón de que su recepción va acompañada de la desagradable sensación de formar parte de una masa de contactos agrupados en una lista de correo.
  3. Correos electrónicos interpersonales, intercambiados de un individuo a otro, que van de la mano con la sensación de que el interlocutor se ha tomado el tiempo de escribir el correo electrónico recibido, para nosotros y sólo para nosotros.
Es en esta última categoría en la que busca situarse. Y, si te fijas bien, suelen introducirse de nuevo objetos cortos, abstractos e informales.
Así que, de los miles de objetos que hemos probado en los últimos años, los que mejor funcionan por nuestra parte (entre personas y sectores) son:
  • Correo electrónico 1: “Introducción.
  • Correo electrónico 2: “Re: pregunta.
  • Correo electrónico 3: “seguimiento.
  • Correo electrónico 4: “(sin asunto)”.
Cada uno de ellos genera un 70% de aperturas de media. Por lo tanto, a escala de una campaña

, es casi inevitable alcanzar el 80% o incluso el 90% de las aperturas, siempre que la entregabilidad sea óptima. Ya lo ha visto: los objetos anteriores no prometen nada. No hay práctica más deletérea que la de exagerar los pormenores de una interacción. Evite a toda costa los objetos “clickbait” que corren el riesgo de engañar a su público y que cortarán la relación de confianza que intenta crear.

Las posibilidades son infinitas y es crucial que encuentre objetos adaptados a su público y al contexto del contacto. Por ejemplo, si tu contacto es sobre el sitio web de tu contacto, puedes probar objetos como “Sitio {empresa}”, “Pregunta {dominio}” o simplemente “Sitio”. Con la misma idea, si está enviando un recordatorio

que consiste en compartir un vídeo de gran valor, podría utilizar simplemente “vídeo”.

Estas opciones emulan la forma en que cualquier persona que tenga tiempo introduce los correos electrónicos: con rapidez, sencillez y desinterés. “(sin asunto)” es un ejemplo llevado al extremo.

Como puedes ver, el objetivo aquí es doble. Por un lado, se trata de despertar la curiosidad del destinatario para que abra y lea el mensaje. Por otro lado, se trata de sentar las bases de una relación interpersonal, más propensa a la conversión. Atraer y despertar la atención está en el centro de nuestras consideraciones. PS. ¿Le falta inspiración? No se preocupe: hemos preparado una lista de elementos que le permitirán conseguir al menos un 70% de aperturas. Sólo tienes que hacer clic aquí para acceder a ella. 🌳

5. Pruebe las líneas de asunto de sus correos electrónicos

Sin embargo, y lo sabes tan bien como nosotros, el marketing no se siente muy cómodo con las técnicas que se copian sin ningún matiz. Es crucial que encuentres tus propios asuntos, es decir, aquellos que resuenan con tu audiencia lo suficiente como para ofrecerte los mejores resultados. La mejor manera de hacerlo es probar muchos objetos. He aquí un ejemplo de una campaña que realizamos:
    • Email 1 – A: Intro – Linkedin / B: pregunta sobre el trabajo autónomo.
  • Email 2 – A: Re: pregunta / B: seguimiento.
  • Correo electrónico 3 – A: enlace / B: información.
  • Email 4 – A : (sin asunto) / B :'(.
La misma campaña se duplicó 4 veces. Con 8 objetos por campaña, conseguimos probar nada menos que 32 objetos diferentes, lo que nos permitió encontrar rápidamente los objetos que mejor funcionaban en cada etapa. El siguiente paso será compilar los objetos con mejor rendimiento para elaborar una supercampaña con los mejores objetos, que garantizará las tasas de apertura más altas.
Pero cuidado: no cometa el error de fijarse sólo en las tasas de apertura. Es fundamental tener en cuenta también la tasa de respuesta. En efecto, puede ocurrir que un objeto genere una tasa de apertura elevada pero influya negativamente en las tasas de respuesta. Por lo tanto, asegúrese de seleccionar objetos que garanticen tasas elevadas en ambos casos.
Ahora ya sabes cómo escribir líneas de asunto de correo electrónico ágiles ! 🚀
Twittear
Compartir
Compartir